Estatal

Piden tener cuidado por manipulación de niños en juicios de abuso sexual

Hay casos en los que uno de los cónyuges puede utilizar actos de la vida cotidiana para manipular algún testimonio

Jaime Armendáriz/El Diario

 Hay juicios de abuso sexual en los que menores de edad, hijos de la persona imputada, son manipulados mediante interrogatorios y debe tenerse cuidado en esos casos, indicó la doctora Denise Meade Gaudry, de Fundación RenaSer.

En la conferencia “Buenas prácticas para la aplicación de la psicología del testimonio”, realizada el viernes en el auditorio de la Ciudad Judicial, se enfocó a las herramientas que deben seguirse para trabajar con menores principalmente.

Para ello enlistó algunas estrategias útiles para las personas encargadas de presentar dictámenes para el litigio ante juicio, y evitar asumir delitos cuando éstos no se han acreditado.

Esto ocurre en ocasiones cuando se hace una evaluación de niños por síntomas que padecen sin establecer aún si existe algún daño.

Hay casos en los que uno de los cónyuges puede utilizar actos de la vida cotidiana para manipular algún testimonio.

Por ejemplo existe un caso en el que el padre bañaba a los niños y se le acusa de abuso sexual. Al cuestionar a los hijos de que si les tocó sus partes íntimas, éstos lo afirman, y exhiben algunas emociones como ansiedad, sin embargo ésta ansiedad es generada por varios factores y ya se está dando por hecho el delito.

Explicó que ahí es donde la psicología debe ser cuidadosa y conocer primero si hay un daño, pues la ansiedad de un menor se provoca con el simple interrogatorio o el lugar donde es entrevistado.

Ellos pueden ser víctimas en ese momento de una manipulación, reiteró, y es la necesidad de tener protocolos de entrevista para que el psicólogo no sea un factor de revictimización. Ese tipo de técnicas en conjunto se conocen como “evaluación del testimonio”, un tema proveniente de hace dos siglos atrás, pero que se perdió a mediados del pasado durante la Segunda Guerra Mundial.

Para los años 70’s recobró nuevamente auge a fin de dar certeza a los que decían los testigos, y se modificó el discurso de saber si se dice una mentira a darle credibilidad a lo que se dice.