Internacional Medio Ambiente

La vida salvaje es la más afectada por deforestación y calentamiento

La vida salvaje es la más afectada por deforestación y calentamiento

Las especies tropicales son particularmente sensibles a los cambios de temperatura.

 

 

 

Vida Salvaje National Geographic

El cultivo de palma de aceite amenaza el hábitat de este orangután y varias especies.

Foto: Jayaprakash Joghee Bojan / National Geographic

 

 

 

Según investigadores de un estudio de la revista Nature Climate Change, la deforestación tropical galopante, combinada con los cambios climáticos, impide a las especies salvajes desplazarse hacia climas más frescos, aumentando el riesgo de extinción que pesa sobre ellas.

La desaparición de los bosques tropicales entre 2000 y 2012 condujo a la pérdida de una extensión superior al tamaño de la India que protegía a las especies de los efectos del cambio climático”, declaró Rebecca Senior, profesora en la universidad de Sheffield.

“No solo la pérdida de bosque suprime su hábitat sino que hace cada vez más difícil el desplazamiento de las especies”, afirma.

Al ritmo actual del cambio climático, los animales y las plantas tropicales, inclusive aunque logren desplazarse hacia zonas actualmente más frescas, podrían en promedio estar expuestas en 2070 a un medio ambiente 2,7 °C más caluroso que durante la segunda mitad del siglo XX, según el estudio.

En una perspectiva más favorable en la que la humanidad lograra limitar el calentamiento climático planetario en 2° C con relación al inicio de la era industrial -hecho cada vez más improbable-, las especies de las regiones tropicales sufrirían un alza de 0,8 °C en 2070.

El aumento de un solo grado desde la Revolución Industrial ya reforzó la frecuencia e intensidad de las olas de calor, las sequías y las tormentas tropicales. Durante los anteriores cambios climáticos, las especies animales y vegetales siempre subieron o bajaron de las montañas, se acercaron o alejaron de los polos, o se dirigieron hacia aguas más frías o más cálidas.

Pero esos cambios raramente fueron tan rápidos como el actual y nunca estuvieron combinados con una fragmentación extrema del hábitat. “Las especies tropicales son particularmente sensibles a los cambios de temperatura”, declara Rebecca Senior.

“La mayoría no se encuentra en ninguna otra parte del planeta y constituye una proporción enorme de la biodiversidad mundial”, agrega. Muchos estudios han mostrado hasta qué punto el aumento de las temperaturas obligó a la fauna y flora a adaptar su comportamiento, para conservar su capacidad de alimentarse, reproducirse, o ambas.

Según un estudio reciente, algunos colibríes tropicales, por ejemplo, se ven obligados ahora a buscar la sombra, mientras que antes su prioridad era el néctar. Unas 550 especies -de las cuales más de la mitad ya están amenazadas de extinción- figuran en la lista de especies vulnerables a la sequía y las temperaturas extremas, según la Unión Internacional para la Conservación de la Naturaleza.

Entre ellas se encuentran mamíferos como el mono aullador de manos rojas, los jaguares y las nutrias gigantes. Los anfibios son particularmente vulnerables. “Viven en hábitats particulares, no pueden ir muy lejos y son muy sensibles al calor extremo y la sequía”, subraya Rebecca Senior.

Este nuevo estudio es el primero en analizar la interacción entre la pérdida de hábitat tropical y el cambio climático a escala mundial durante una década entera.

AFP.

Fuente:El tiempo.