Nacional

Bebé sufre quemaduras de segundo grado tras descuido en restaurante

El Hospital general de Mazatlán recibió esta tarde a un bebé de siete meses con quemaduras de primer y segundo grado debido a que le cayó caldo hirviente en la cara, cuello y brazos.

El accidente ocurrió en la zona de comida del supermercado Soriana de Santa Rosa, en Mazatlán, Sinaloa. Según los testimonios de los testigos, la madre del bebé había comprado la comida en el lugar y cuando por alguna razón giró, una persona que estaba junto a ella movió accidentalmente la bandeja donde estaba el plato, por lo que el contenido del recipiente se vació encima del bebé que estaba en una carriola.

 

Ante la desesperación por el incidente, varias personas del lugar le recomendaron a la mujer que le untara al bebé mayonesa o vinagre; sin embargo, no hizo caso a la gente y esperó a la llegada del equipo de Cruz Roja que ya iba en camino.

Se cuenta que otra persona del lugar le sugirió a la madre del menor que saliera del supermercado para evitar que el bebé se estresara todavía más o que la gente le untara algo que le hiciera daño al bebé.

Pronto llegaron elementos de Bomberos de Mazatlán y de la Cruz Roja, quienes trasladaron al menor y a su mamá al hospital, donde fue ingresado al área de urgencias.

Un suceso similar ocurrió el pasado 4 de mayo en Uyacali, Perú, donde un pequeño de dos años resultó con serias quemaduras tras caer en una olla de sopa caliente. La madre del menor había dejado la olla en el suelo por algún motivo, pero no se imaginaba que el niño estaba jugando cerca de la cocina.

Cuando el niño se acercó al recipiente terminó dentro de la olla, la cual se volcó debido al peso. El menor comenzó a gritar de dolor y alertó a su madre, quien de inmediato lo llevo al hospital; no obstante, tuvo que esperar 24 horas para que fuera atendido, pues ninguna de las dos clínicas de la localidad de Santa Isabel estaba abierta.

Según contó el padre del menor, ambos hospitales estaban cerrados con candados, por lo que debido a la difícil zona decidieron conseguir una crema para las quemaduras y esperar. Aunque también acudieron a la clínica de Nuevo San Juan, también estaba cerrada.

Pasadas las 24 horas el menor fue atendido y trasladado al hospital regional de Pucalpa, donde informaron que iba a ser necesario someterlo a algunas cirugías.

Con información de El Debate, Linea Directa y Ojo Perú